Análisis de legislación

LA IGUALDAD FORMAL Y LA IGUALDAD REAL

Cuando hablamos de la Igualdad de Oportunidades entre Mujeres y Hombres, es importante diferencias entre la Igualdad Formal y la Igualdad Real, ya que si no, podemos tener el espejismo de que están superadas muchas desigualdades que hoy en día siguen existiendo.

La Igualdad Formal es aquella que se puede observar en la normativa jurídica, en la legislación.

En cuanto a esto, en España contamos con una Constitución que reconoce en su artículo 14 que Los españoles son iguales ante la ley, sin que pueda prevalecer discriminación alguna por razón de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social”.

Además de esto, contamos con la Ley Orgánica 1/2004, de 28 de diciembre, de Medidas de Protección Integral contra la Violencia de Género, la Ley Orgánica 3/2007, de 22 de marzo, para la igualdad efectiva de mujeres y hombres, la Ley 8/2011, de 23 de marzo, de Igualdad entre Mujeres y Hombres y contra la Violencia de Género en Extremadura y la

Ley Orgánica 2/2010, de 3 de marzo, de salud sexual y reproductiva y de la interrupción voluntaria del embarazo.

A nivel Internacional y Europeo, contamos con multitud de tratados, conferencias y normativas que promueven la igualdad de oportunidades entre Mujeres y Hombres,.

En la Declaración Universal de los Derechos HUmanos, aprobada por la Asamblea General el 10 de diciembre de 1948, se afirma que «Todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos» y que «toda persona tiene todos los derechos y libertades proclamados en esta Declaración, sin distinción alguna de raza, color, sexo, idioma, religión, […] nacimiento o cualquier otra condición».

Si para evaluar la Igualdad de Oportunidades entre Mujeres y Hombres sólo analizáramos la legislación, podríamos afirmar que ya se ha alcanzado la igualdad, puesto que tenemos reconocimientos jurídicos de la igualdad y desde las normativas se prohíbe el trato diferenciado.

Sin embargo, y aquí es donde entra el término de Igualdad Real, la realidad que vive la ciudadanía es diferente a la que promulga esta legislación. En España, por ejemplo, seguimos teniendo una Brecha Salarial entre mujeres y hombres, del 23,25% en 2017. Además, desde el 2003, 917 mujeres han sido asesinadas en España sólo por el hecho de ser mujer.

También podemos observar cómo los contratos de tipo temporal y jornada parcial están copados en su mayoría por mujeres. Esto, unido a que las pensiones de jubilación más bajas son las percibidas por las mujeres, hace que esté creciendo la feminización de la pobreza.

A nivel Internacional, y según datos de la ONU, las mujeres ganan entre un 20 y 30% menos que los hombres, 1 de cada 3 mujeres ha sufrido violencia por el hecho de ser mujer a lo largo de su vida y de los 770 millones de personas que viven actualmente en situación de extrema pobreza, la mayoría son mujeres.

Como vemos, aunque a nivel normativo se reconozca la Igualdad de Oportunidades entre Mujeres y Hombres, la realidad sigue siendo otra, y es que las mujeres seguimos viviendo desigualdades y discriminaciones por razón de sexo.

El objetivo, por lo tanto, es conseguir la Igualdad Real y Efectiva para asegurar la ausencia efectiva de discriminación, promover cambios sociales que acaben con las desigualdades y mejorar la legislación para que su implantación sea más adecuada. Pero esto ya, lo dejamos para otro post.

Besos, abrazos y alianzas

Escribe un comentario